Mi?rcoles, 04 de septiembre de 2013

El primer toro que se instaló fue en Cabanillas de la Sierra, en la carretera que va de Madrid a Burgos, en 1957.

Los primeros toros que inundaron las carreteras españolas fueron de madera pero su poca resistencia a las inclemencias meteorológicas hizo que se cambiaran por vallas de metal de 4.000 kilos, una altura de 14 metros y una superficie de 150 m2.

El departamento de Marketing y Comunicación de Osborne se encargó desde 1962 de la selección de emplazamientos para las siluetas de los toros, llegando a tener cerca de 500 toros por toda la península.

 

Agencia: Publicidad Azor

Diseñador gráfico: Manolo Prieto

Valla en los años 80. 

Actualmente solo quedan 90 toros pero su éxito es tal, que se han convertido en patrimonio cultural y artístico de los pueblos de España incluso dictaminado por sentencia judicial. En 1988, la Ley General de Carreteras ordenaba la eliminación de cualquier elemento publicitario "fuera de los tramos urbanos de las carreteras estatales" (a menos de 150 metros de la carretera) y Osborne opta entonces por eliminar la rotulación publicitaria Osborne-Sherry & Brandy para sortear la ley y mantener la silueta negra del toro.

El Grupo Osborne tuvo que hacer frente a un gran dilema en el año 2009.

El ejercicio resultante es un diseño en torno a una tipografía más moderna, que mantiene el color negro característico del toro e incorpora un nuevo color dorado, que es la seña de identidad de la compañía, sinónimo de calidad y excelencia.

 


Publicado por Fer.San @ 8:46  | MUNDO CREATIVO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios